El gran inicio del teatro en Chile

El Teatro en Chile

El teatro chileno es tan antiguo como el propio país. Dramaturgos y actores personifican rasgos esenciales de la identidad chilena.
El público se deslumbra aún más al visitar compañías internacionales de teatro callejero. En 2008, la compañía francesa de teatro Royal Deluxe trajo a la “pequeña niña gigante”, una niña que se mueve por la ciudad mide siete metros de altura y pesa una tonelada. En enero de 2009, el conjunto de teatro catalán “La Fura del Baus” atrajo a 70,000 personas frente al palacio presidencial “La Moneda”, con Lola, otra figura gigantesca hecha de cobre.

Un pionero y precursor de estos grandes espectáculos en el país fue El Teatro mezclado con elementos de circo, llamado circo teatro y su creador, Andrés Pérez. En 1988, esta compañía teatral chilena presentó La Negra Ester de Roberto Parra e hizo un impacto que marcó un «antes» y un «después» en el teatro chileno. Desde entonces, el teatro callejero se ha abierto a nuevos escritores y artistas, fomentando la creatividad y la experimentación.

Los inicios

El primer teatro de Santiago se llamó Coliseo y abrió su entrada en 1810. Ese mismo año, comenzó el proceso de emancipación de Chile. Principalmente, en esta época destaca unos de los mejores escritores de esta época, Camilo Henríquez, que fue editor del primer periódico en Chile. Desde entonces, El teatro ha representado varios períodos de la historia de la nación en tonos que van desde el realismo hasta la tragedia y la comedia.

En la primera mitad del siglo XX, el llamado «Teatro Obrero» o el Teatro de los Trabajadores desempeñó un papel importante. Con el aliento del líder político Luis Emilio Recabarren, el Teatro Obrero experimentó el punto más alto en su popularidad entre los trabajadores de los campos de nitrato, donde representó obras de teatro en los géneros del realismo y el costumbrismo. En 1936, protagonizaron Chañarcillo, del dramaturgo Antonio Acevedo Hernández, aclamado en la actualidad por su contenido social.

En la década de 1950 y gracias al dinamismo de los grupos teatrales universitarios, el teatro experimental adquirió un gran impulso. La generación de los 50, es la vanguardia chilena del teatro experimental, este grupo de dramaturgos impulso fuertemente el teatro nacional ya que muchas de sus obras destacaban con énfasis variables, incorporaron la crítica social, la recuperación de la historia del país y el folclore chileno en sus obras, junto con la búsqueda personal y la trascendencia.